lunes, 19 de febrero de 2018

Censurando

Ahora Madrid prometió en campaña electoral actuar bajo el gran lema de gobernar escuchando. Pero verdes las han segao, y resulta que la portavoz Rita Maestre ha recordado que ahora los plenos, a diferencia de con el PP, se hacen por la tarde para que puedan asistir vecinos. Pero lo que no recuerda esta portavoz, es que tras la marcha de Jorge García Castaño y la llegada de Esther Gómez Morante, se ha decidido que los vecinos que intervengan tienen un tiempo limitado de tan solo tres minutos, tras los cuales son cortados abruptamente. Asimismo, en lugar de dar una respuesta particular a cada uno, la edil de Podemos opta por agrupar sus respuestas en una sola dejando a muchos vecinos sin oportunidad de tener una explicación oficial clara y, además, no pueden repreguntar como hacían con García Castaño. De democracia, de escuchar y de solucionar están bien faltos en Podemos, o Ahora Madrid, que para el caso es el mismo perro pero con diferente collar. Pero resulta que el Ayuntamiento de Madrid, tiene una edil que es millonaria (ya que es propietaria de nueve viviendas)y de izquierdas, para más inri, es la que censura a los vecinos que piden preguntar por locales ilegales en Tetuán. Ésta edil de nombre Montse Galcerán y concejala presidente de los distritos madrileños de Tetuán y Moncloa-Aravaca, ha decidió vetar a los vecinos incómodos en los plenos de esas juntas municipales. El último capítulo de esta edil de izquierdas y rica, ha sido No admitir una pregunta sobre los locales de ocio nocturno que no cumplen con su licencia, ya que la tienen pero de cafetería-bar y ejercen como afters hasta altas horas de la mañana con un gran perjuicio de ruidos. Me parece algo inaudito esta censura, y máxime viniendo de un partido huye de esas cosas. Pero hablar es muy fácil pero dar trigo es más complicado, y resulta que cuando se llega al poder hay que saber bregar con toda la gente a quién gobiernas, sean de tu ideología política o no lo sea, aunque también se puede dar el caso que vayan del mismo palo político pero no estén de acuerdo con la forma en la cual estás haciendo las cosas. Pero la diferencia entre un político bueno (si es que queda todavía alguno) y uno malo, es que el primero escucha e intenta hablar con los ciudadanos, mientras que el segundo censura a todos dios para que no le moleste lo más mínimo, y eso creo que le pasa a esta millonaria podemita o de ahorita Madrid. Es lo que tenemos, o lo que han votado los madrileños, creyendo que cambiando de color muchos problemas se iban a solucionar. Pero ha pasado todo lo contrario, y como se ve ahorita Madrid censura. Lo mismito que Nicolasito Maduro. Tal para cual. Mientras aquí estoy, viendo pasar la vida. 

Compártelo:

Bookmark and Share

viernes, 16 de febrero de 2018

Destrozando el español

La igualdad en España está llegando a cotas que rozan el ridículo, y no lo digo por el acto de la igualdad en sí, que creo que debería haber estado presente hace ya muchísimos años, sino que lo digo porque ciertas personas están destrozando el rico vocabulario español. Resulta, que la amiguilla de Pablo Iglesias, la conocida como Irene Montero, ha dado un paso más en la perversión del idioma en la lucha por la igualdad en España al acuñar un nuevo término gramaticalmente incorrecto: “PORTAVOZAS”. Montero utilizó esta palabra durante una rueda de prensa en el Congreso tras el pleno en el hemiciclo celebrado el martes pasado. La frase puede llegar a ser hasta lapidaria, porque no tiene desperdicio. Atentos queridos blogueros, ahí va: “Mañana hay en el Círculo de Bellas Artes en la sala María Zambrano a las 19:00 de la tarde, un acto con diferentes portavoces y PORTAVOZAS del grupo parlamentario confederal“. La dirigente podemita mostraba una sonrisa nada más emplear un término que no existe en nuestro diccionario pero que ella usa de una manera tan ejemplar. A esto me refería al principio del post. En este punto se me ocurre una cosa que viene a huevo para ilustrar esta nueva igualdad textual. Por ejemplo, imagínense la situación. Tres personas se encuentran y en un momento de la conversación una le pregunta a otra: ¿Tú a qué te dedicas?, la otra le responde, yo soy PORTAVOZA. Ah, responde y de paso le comenta que el es pianisto y su amigo astronauto. A lo cual la PORTAVOZA responde, encantade y el otro le dice igualmenta. La verdad, que me cuesta trabajo leerlo hasta a mí, pero esta conversación podría pasar por una reunión bi-anual de idiotos del culo, y ya de paso la PORTAVOZA Irene Montero estaría en toda su salsa. Pero las palabras de Montero recuerdan a las que pronunció la ex ministra socialista de Igualdad, Bibiana Aído, en julio de 2008. Aído inventó otro vocablo gramaticalmente incorrecto: “MIEMBRAS” y la frase, por supuesto también lapidaria, fue la que le paso a recordar que fue la siguiente: “Estoy convencida de que el compromiso con la igualdad de los miembros y MIEMBRAS de esta Comisión serán muy relevantes a la hora de conseguir los objetivos que la sociedad española está reclamando”, destacó la ex ministra durante una comisión parlamentaria en el Congreso. Aído también mostraba una gran sonrisa nada más acuñar esta palabra. Debe de ser gracioso para estas representantes públicas inventarse palabras. Son las cosas de la izquierda, o de lo izquierdo, como dirían estas dos inventoras lingüísticas, porque otra explicación no le encuentro yo a destrozar de esta manera tan vil y además públicamente el vocabulario español. Luego critican la educación en nuestro país, y reclaman mejoras en la misma. En vez de cargos públicos, si aplicamos sus cuños de igualdad, serían nunca mejor dicho CARGAS PÚBLICAS, ¿o no?. Pero yendo por la vida así, ¿qué reclaman?. Vaya tela, la virgen santa que país de idiotos. Pa pillar un camino. Mientras aqui estoy, viendo pasar la vida. 

Compártelo:

Bookmark and Share

jueves, 15 de febrero de 2018

Se vende

Al más puro estilo mafioso y callejero de lo más barriobajero. Así lo hacen en el Ayuntamiento de Barcelona para silenciar las críticas de algunos, en este caso de una persona. Este silencio tiene un coste, porque el susodicho crítico tiene un precio, y este es de 51.298€ anuales. Pero les resumo la historia. Carlos Macías, que este es el que se ha vendido, fue hasta hace poco el portavoz de la PAH (Plataforma Anti Desahucios) de Barcelona, ha sido nombrado por Ada Colau como asesor del coordinador del gabinete de Alcaldía, Manu Simarro. Con un sueldo de 51.298,94 € anuales, la alcaldesa ha colocado y al mismo tiempo le ha cerrado la boca para que no siga criticando a nadie, ha uno de sus grandes críticos en materia de vivienda. Macías fue el predecesor de Colau en la portavocía de la plataforma. El pasado mes de julio dejó su puesto. Días antes de hacerlo protagonizó unas duras declaraciones en las que reprochaba a la alcaldesa no haberse enfrentado con las entidades bancarias. Macías calificó de incomprensible que el ayuntamiento de Barcelona no sancionase a los bancos por poseer viviendas vacías y criticó el déficit histórico de viviendas de tipo alquiler social. Lo más gracioso de todo, es que el Ayuntamiento de Barcelona va a seguir actuando igual, y el tal Macías va a seguir siendo crítico pero ya en su casa, ya que en público ya no puede hacerlo al venderse al ayuntamiento por un buen jornal anual. Es lo que tiene don dinero, que todo lo compra y todo lo calla. Pero me pregunto qué clase de moralidad tiene este Macías, que clase de persona es que vende sus ideales al mejor postor, que clase de gente es cuando ve un billete y tira todo por lo que ha luchado por el retrete a cambio de un puesto que es temporal, con qué moralidad y con qué autoridad vendrá luego cuando haya cambio de gobierno en el ayuntamiento y le peguen la patada y tengo otra vez que luchar por algo que tiro al retrete por un buen jornal, haber díganme ustedes. Este es el problema de venderse al mejor postor y más en estos cargos temporales, porque cabe recordar que estos puestos son eso, y duran lo que dure ese partido que te ha comprado en el poder. Si hubiese sido un cargo de por vida, pues a lo mejor se entendería, pero siendo así……. Pero es lo que tiene la política, que cada uno va a lo suyo y a conseguir forrarse mientras se está en el poder, y si además luego quedan pagas vitalicias, pues mejor aún. Se demuestra una vez más, que la ideología sólo sirve para conseguir los puestos tan soñados, y nada más. Otro caso más de lo que pasa en esta España de pandereta cuando se tiene a alguien en el poder y eres crítico con ese alguien. Llega un momento que todo el mundo te da igual, y de vez en cuando pegas una voz para recordarte a ti mismo que sigues teniendo esos ideales por los que tanto luchaste, pero también te das cuenta de que casi nadie ya te hace ni puto caso. Sólo queda vivir lo mejor que se pueda y ya está. La triste historia de España. Mientras aquí estoy, viendo pasar la vida. 

Compártelo:

Bookmark and Share